La enfermedad arterial periférica consiste en el daños de la pared y estrechamiento de la luz de arterias más alejadas del corazón. Estas tienen la función de conducir la sangre con oxígeno y nutrientes hasta los tejidos.

La aterosclerosis es  un proceso en el que se forma depósito dentro de las arterias de colesterol, grasas, glóbulos rojos, plaquetas, fibrina y calcio. Estos depósitos forman la denominada «placa ateromatosa» que produce obstrucción de la arteria y daño degenerativo de su pared.

La disminución del flujo sanguíneo puede ocasionar una «isquemia», es decir, un aporte insuficiente de oxígeno a las células del organismo. Mientras que una obstrucción de las arterias coronarias (las arterias que alimentan el corazón) puede ocasionar un ataque cardíaco  y una obstrucción de las arterias carótidas  (las arterias que llevan sangre a la cabeza) puede ocasionar un ataque cerebral, la obstrucción de las arterias periféricas de la región inferior del cuerpo ocasionan principalmente dolor y calambres en las piernas.

Se cree que el consumo de cigarrillos (tabaquismo), la diabetes, la hipertensión arterial  y los niveles elevados de colesterol  dan lugar a la formación de placa.

Síntomas y signos 

Los pacientes pueden sentir dolor en las pantorrillas, los muslos o las nalgas, según el lugar de la obstrucción. En general, la intensidad del dolor es un signo de la gravedad de la obstrucción. En casos graves, es posible que los dedos de los pies se vuelvan azulados, que los pies estén fríos y que el pulso en las piernas sea débil. En algunos casos podría producirse la muerte de tejido (lo que se denomina «gangrena») y ser necesaria una amputación.

A veces pueden sentirse calambres en las piernas al caminar, empeorando generalmente el dolor a medida que aumenta la actividad física. Estos calambres se denominan «claudicación intermitente». Al igual que el dolor de la angina de pecho, el dolor en las piernas ocasionado por la claudicación intermitente generalmente desaparece con el reposo. Las temperaturas bajas y algunos medicamentos también pueden provocar dolor en las piernas.

Otros tratamientos


  • Pie diabético

    Pie diabético

    Se denomina pie diabético a una alteración clínica caracterizada por la lesión y/o ulceración del pie, de origen neuropático (afectación en los nervios) e inducida por la hiperglucemia (azúcar alto).

  • Úlceras en piernas

    Úlceras en piernas

    Las úlceras de los miembros inferiores constituyen una patología que afecta al 2% de la población adulta. Su evolución prolongada junto con su tendencia a la recidiva agravan compromiso de la actividad laboral y social del paciente.

  • Diagnóstico vascular

    Diagnóstico vascular

    Antes de hablar de cualquier tipo de tratamiento de las enfermedades del aparato circulatorio, se debe concretar una entrevista con el especialista adecuado para alcanzar un diagnóstico certero, que permita instaurar un tratamiento exitoso.

>